Skip to content

DE AQUELLAS MONTAÑAS

13 febrero, 2009

 

De aquella montaña en cuarto creciente,
llena de cardones, aulagas y tabaibas,
donde la lava es río de piedra
y la distancia, desierto para oración,
surge con la luz matinal,
la grandeza del Creador.

Avecillas singulares anidan en las vertientes,
el lagarto toma el sol sobre el labial,
conejos, perdices y palomas torcaces
en sus correrías de vuelos,
dan la alegría en el oscuro erial.

En lo alto, el cernícalo planea sobre la preza,
mientras unas gaviotas al adentrarse en la costa,
nos saludan, graznando al pasar.

Contemplar esta tierra carcomida del volcán,
me produces Malpaís de Güimar,
dentro de tu negro caminar,
una sensación infinita,
como si fueras un collar de estrellas,
obsidiana de luces,
en un augurio de despertar.

Autor: Dimas Coello

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: