Skip to content

EL AMOR DESISTENRESADO Y VERDADERO

30 agosto, 2013
El amor desinteresado de un árbol; se puede dar también en una persona.

El amor desinteresado de un árbol; se puede dar también en una persona.

EL AMOR VERDADERO

El amor verdadero es aquel que está ahí, a tu lado, aunque no tenga nada que tomar.

Este cuento lo define muy bien.

Esta historia la encontré hace tres años aproximadamente en una revista de estas que suelen tener en las consultas, en este caso, en  la del dentista, y viene acompañado de un  articulo de Jorge Bucay.

EL CUENTO DEL ARBOL

Había una vez en las afueras de un pueblo, un árbol enorme y hermoso que vivía regalando a todos los que se acercaban el frescor de su sombra, el aroma de sus flores y el increíble canto de los pájaros que anidaban entre sus ramas.

El árbol era querido por todos, pero especialmente por los niños, que trepaban por el tronco y se balanceaban entre las ramas con su complicidad complaciente. Si bien el árbol amaba a la gente, hábia un niño que era su preferido. Aparecía siempre al atardecer, cuando los otros se iban.

-Hola, amiguito-decía el árbol, y con gran esfuerzo bajaba sus ramas al suelo para ayudar al niño a trepar, permitiéndole además cortar algunos de sus brotes verdes para hacerse una corona de hojas aunque el desgarro le doliera un poco. El chico se balanceaba con ganas y le contaba al árbol las cosas que le pasaban en casa.

Casi de un día para otro, el niño se volvió adolescente y dejó de visitar al árbol.

Pasó el tiempo…y de repente una tarde, el árbol lo vio caminando a lo lejos y lo llamó con entusiasmo:

-Amigo…amigo…Ven, acércate…Cuánto hace que no vienes…Trepa y charlemos.

-No tengo tiempo para estupideces-dijo el muchacho.

-Pero…disfrutábamos tanto juntos cuando eras pequeño…

-Antes no sabía que se necesitaba dinero para vivir, ahora busco dinero.¿Tienes dinero para darme?

El árbol se entristeció un poco, pero se repuso enseguida.

-No tengo dinero, pero tengo mis ramas llenas de frutos.Podrías subir y llevarte algunos, venderlos y obtener el dinero que necesitas…

Buena idea- dijo el muchacho, y subió por la rama que el árbol le tendió para que trepara como cuando era chico.

Y arrancó todos los frutos del árbol, incluidos los que aún no estaban maduros.

Llenó con ellos unas bolsas de arpillera y se fue al mercado. El árbol se sorprendió de que su amigo no le dijera ni gracias, pero dedujo que tendría urgencia por llegar antes de que cerraran los compradores.

Pasaron diez años hasta que el árbol vio pasar otra vez a su amigo. Era ya un adulto.

-Que grande estás- le dijo emocionado-; ven, sube como cuando eras niño, cuéntame de ti.

-No entiendes nada, como para trepar estoy yo…Lo que necesito es una casa.¿Podrías acaso darme una?

El árbol pensó unos minutos.

– No, pero mis ramas son fuertes y elásticas. Podrías hacer una casa muy resistente con ellas.

El joven salió corriendo con la cara iluminada. Una hora más tarde, con una sierra cortó cada una de sus ramas, tanto las secas como las verdes. El árbol sintió el dolor, pero no se quejó. No quería que su amigo se sintiera culpable.

El árbol guardó silencio hasta que terminó la poda y después vio al joven alejarse esperando inútilmente una mirada o gesto de gratitud que nunca sucedió.

Con el tronco desnudo, el árbol se fue secando. Era demasiado viejo para hacer crecer nuevamente ramas y hojas que lo alimentaran. Quizás por eso, porque ya estaba viejo cuando lo vio venir, años después, solamente dijo:

– Hola. ¿Qué necesitas esta vez?

– Quiero viajar. Pero, ¿Qué puedes tu hacer? Ya no tienes ramas ni frutos que sirvan para vender.

– Que importa, hijo- dijo el árbol-, puedes cortar mi tronco…con él quizá consigas construir una canoa para recorrer el mundo a tus anchas.

– Buena idea-dijo el hombre.

Horas después volvió con una hacha y taló el árbol. Hizo su canoa y se fue.

Del viejo árbol quedó tan solo el pequeño tocón a ras del suelo. Dicen que el árbol aún espera el regreso de su amigo para que le cuente de su viaje. Nunca se dio cuenta de que ya no volvería. El niño ha crecido, pero tristemente se ha vuelto un hombre de esos que nunca vuelven a donde no hay nada más para tomar. El árbol espera, vacío, aunque sabe que no tiene nada más para dar.

El árbol amigo

30 agosto, 2013

El árbol amigo

NO ERA AMOR ( De Buesa)

7 julio, 2013

No era amor. Fue otra cosa.
Pero según murmuran en la ciudad aquella,
yo cometí el delito de inventarte una estrella,
y fue tuyo el pecado de ofrecerme una rosa.

No era amor, no era eso
que se enciende en la sangre como una llamarada;
era mirar tus ojos y no decirte nada,
o acercarme a tu boca sin codiciar un beso.

Tarde para mi hastío,
tarde para tu angustia de mariposa en vano,
eran como dos ciegos que se daban la mano,
como dos niños pobres, tu corazón y el mío.

Nada más. Ni siquiera
suspirar en la lluvia de una tarde vacía.
No era amor, fue otra cosa. No sé lo que sería.
Yo sé que es triste que nadie lo creyera.

J. A. Buesa Leer más…

DIOS, LLORO

4 abril, 2012

Una famosa periodista había entrevistado a los personajes más famosos del mundo, artistas , políticos, escritores, gobernantes, inventores e ingenieros. Le apasionaba la vida de aquellos que más habían influído en su comunidad o naciones y su pregunta más categórica era aquella que enfrentaba a estos personajes con sus propias obras.

Un día de camino a su oficina le dijo a su redactor que siempre había soñado con entrevistar al mismo Dios y hacerle la gran pregunta de su vida la cual estaría relacionada con su obra máxima: el hombre.

 

De repente , se vio envuelta por una gran luz en medio de un torbellino:

Para, me dijo, asi que quieres entrevistarme?

Bueno, le contesté , si es que tienes tiempo.

 

Se sonrió por entre la barba y dijo:

Mi tiempo se llama eternidad y alcanza para todo. Qué pregunta quieres hacerme?

Ninguna nueva ni difícil, para ti: que comentario te merece el hombre a quien creaste a tu imagen y semejanza?

 

Un poco entristecido, Dios me respondió :

 

QUE SE ABURRE DE SER NIÑO POR LA PRISA DE CRECER, Y LUEGO SUSPIRA POR VOLVER A SER NIÑO.

 

QUE PRIMERO PIERDE LA SALUD PARA TENER DINERO Y ENSEGUIDA PIERDE EL DINERO PARA RECUPERAR LA SALUD.

 

QUE SE PASA TODA LA VIDA ACUMULANDO BIENES QUE JAMÁS DISFRUTARÁ Y SUS HIJOS DERROCHARÁN.

 

QUE POR PENSAR ANSIOSAMENTE EN EL FUTURO, DESCUIDA SU HORA ACTUAL, Y NI VIVE EL PRESENTE NI EL FUTURO.

 

QUE SE PASA TODA LA VIDA TRATANDO DE SER FELIZ Y SE OLVIDA QUE LA FELICIDAD NO ES OTRA COSA QUE LA CAPACIDAD DE DISFRUTAR LO QUE SE TIENE.

 

QUE SE PRIVA DE DISFRUTAR DE SUS HIJOS POR EL AFÁN DE PROGRESAR Y CUANDO YA LO LOGRA, DESCUBRE QUE PERDIÓ IRREMEDIABLEMENTE A SUS HIJOS.

 

QUE SE PASA TODA LA VIDA ACUMULANDO CONOCIMIENTOS Y TÍTULOS, OLVIDÁNDOSE QUE LO ÚNICO IMPORTANTE ES EL AMOR.

 

QUE SE PASA LA VIDA BUSCANDO TRIUNFOS EXTERNOS CUANOD HA FRACASADO EN EL HOGAR.

 

QUE SE PASA LA VIDA BUSCANDO LA APROBACIÓN DE LOS DEMÁS CUANDO NI SIQUIERA ÉL MISMO SE APRUEBA.

 

QUE SE PASA LA VIDA BUSCANDO EL GOLPE DE SUERTE INGNORANDO QUE ÉSTA ES PRODUCTO DE SUS DECISIONES.

 

QUE SE PASA LA VIDA CAMBIANDO A LOS AMIGOS, SIN COMPRENDER QUE SON LOS AMIGOS LOS QUE CAMBIAN.

 

QUE SE PASA LA VIDA ACUMULANDO DINERO QUE COMPRA TODO, MENOS LA FELICIDAD.

 

QUE SE PASA LA VIDA ACUMULANDO RENCORES CONTRA SUS OFENSORES Y LO ÚNICO QUE OBTIENE ES PERJUDICARSE A SÍ MISMO.

 

QUE VIVE COMO SI NO FUERA A MORIRSE Y , SIN EMBARGO, SE MUERE COMO SI NO HUBIERA VIVIDO.

 

QUE CREÉ AL HOMBRE PARA QUE SEA FELIZ, PERO ÉL ESCOGIO LA INFELICIDAD.

 

 

POR PRIMERA VEZ VI A DIOS LLORAR……………………

AGÜILA O PATO

2 abril, 2012

Encontrado en la red y creo que la cosa es así, en función de tu estado de animo, así te irá en la vida.

 

Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto.
Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto, dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi.
Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chofer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.
Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera mas rápida, segura y económica posible, brindándole un ambiente amigable”
Rodrigo quedó impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, limpio sin una mancha.
Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”. Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomaré la Cola dietética”
Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo Etiqueta Negra, Caretas, El Comercio y Selecciones”
Al comenzar el viaje, Willy le pasó a Rodrigo otro cartón plastificado, “Éstas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si desea escuchar la radio”
Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenía el aire acondicionado encendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él. Luego le avisó cuál sería la mejor ruta a su destino a esta hora del día.
También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería, lo dejaría solo en sus meditaciones.
“Dime Willy, le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?”
Willy sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho, solamente los dos últimos años. Mis primero cinco años manejando los gasté la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuché en la radio acerca del Dr. Dyer un “gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. El decía: Deja de quejarte. Sé diferente de tu competencia. No seas un pato, sé un águila. Los patos sólo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.
“Esto me llegó aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Miré alrededor a los otros taxis y sus choferes, los taxis estaban sucios, los choferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”.
“Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo.
“Sí, seguro que sí”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila dupliqué mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos, consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”.

Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.
Posiblemente haya contado esta historia a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.
Willy el taxista, tomó una diferente alternativa :
El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.
No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, Un servidor publico, político, ejecutivo, empleado o profesionista, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?

Recuerda: ES TÚ DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA TOMARLA

Que tus problemas sean menos, tus Bendiciones más y que sólo la Felicidad entre por tu puerta.

 

 

MIRA LA LUZ DE LA ESPERANZA

10 marzo, 2012

ELLA (click en el titulo)

23 febrero, 2012

ELLA

Una preciosa historia de amor.